sábado, 9 de abril de 2016

Segunda semana en whole 30 , descubriendo a paleosop.

Oficialmente hoy es el día 16 de mi whole 30. Sabéis que hay una norma en este programa que dice que si te saltas alguna, tienes que volver a empezar desde 0? Pues así es. Así que si a la semana de tu whole30 te comes un trozo de queso por ejemplo, has de volver a la casilla de inicio. La verdad es que os he de confesar que no tengo nada de ganas de saltarme el whole30, es más me lo estoy planteando como un modo de vida más que como un experimento de 30 días, haciendo gala de su nombre. 



Y por qué una persona va a querer torturarse así, sin comer pancito rico, una comidita libre a la semana, un buen tazón de ésos de queso fresco batido desnatado con edulcorante que me hacía yo?? En mi caso la razón de introducirme en el mundo paleo fue hace ya casi 40 días antes de conocer la existencia de whole30. Tenía muy poco regulado el apetito últimamente y pensé que la dieta paleo podría ayudarme. A día de hoy pienso que todas las personas que no tienen capacidad de sentir una clara señal de saciedad padecen un trastorno hormonal bastante grave. Por desgracia este grupo de personas es cada vez más amplio y no es poco común que a un dietista le acaben confesando que no saben cuando parar de comer o que nunca alcanzan la saciedad plena. Las dietas con gramajes al fin y al cabo son como los pañales, están bien al principio pero una persona adulta tiene que poder fiarse de su hipotálamo por supervivencia, porque tu corteza tiene que encargarse de cosas más importante que de darte fuerza de voluntad para no comer de más. Como muchos sabéis yo padecí durante 10 años el trastorno por atracón que por fin en el DSM5 es catalogado como algo independiente de la bulimia. Siempre he sido esa enferma que siente que ni los psicólogos la entienden, ni los dietistas y que tenía que buscarme la vida para salir de ese pozo. Yo empecé el whole30 también para ponerme en la piel de aquellas personas que no lo eligen, aquellas personas que hartas de ese proceso que es llamado "la búsqueda de la salud" empiezan a investigar por su cuenta y se convierten en pacientes expertos. Así descubrí a dos mujeres que han creado algo maravilloso:



Las dos "Marías" son dos chicas que padecen síndrome de ovario poliquístico. Estas "soperas" como ellas mismas se hacen llamar, no se resignaron a que su patología afectase a su calidad de vida. Hicieron lo que hacen los grandes, negarse a aceptar que no había nada más que hacer. Y decidieron tocar la tecla de la alimentación. La tecla olvidada por un sistema sanitario corrupto y anticuado que sólo ve soluciones en pastillas y aguantarse con lo que hay. La verdad es que mis conocimientos sobre el SOP son muy escasos. Ahora que he podido descubrir todo lo que hay detrás, gracias a ellas: http://paleosop.com. Yo sabía que era una patología que se vinculaba mucho al síndrome metabólico, resistencia a la insulina y casi todo lo que había leído por mi cuenta hablaba de dietas que se basan en un índice glucémico bajo e incluso cetogénicas. 



Tras más de un año siguiendo la dieta Paleo decidieron crear esta web que es la primera en España dedicada a esta temática. A tratar el SOP desde la dieta Paleo. La verdad es que la información que ofrecen es súper interesante y no sólo para las soperas, para mí a día de hoy es una de mis webs paleo de referencia. No puedo dejar de mencionar que una de las maravillosas acciones que han emprendido estas chicas es crear un grupo de apoyo para todas aquellas que quieran iniciar el whole30. A través de Facebook como herramienta comparten sus inquietudes, se motivan y la verdad es que estoy aprendiendo mucho gracias a ellas. Me abrieron sus puertas sin más ya que fui yo quien decidí escribirles contándoles que también hacía el whole30 aunque no padecía SOP. La verdad es que Cris, una chica que conozco de instagram fue quien me dijo que debería visitar su web, así que desde aquí: Gracias a las "Marías" y a "Cris" por descubrirme ésto. 


Una de las colaboraciones que vamos a hacer es ésta de la foto de arriba. Desde hace dos días empecé a sacar fotos a mis comidas para poder hacer un post sobre una semana comiendo whole 30 con ideas de menús y algún aporte dietético. Como muchas proteínas? Me quedo corta con las verduras? Sigo echando de menos el pan!!! Todas estas cosillas que preocupan a más de uno. Como dijo Julio Basulto en una charla a la que tuve el honor de asistir, no esperes que un médico te enseñe a darle de mamar a tu hijo, acude a una asociación de lactancia materna. Pues ésto es igual, no sufras tu problema en silencio cuando hay muchas personas que ya han unido sus fuerzas. 


Y cuando algo te sienta tan bien tienes el deber moral de compartirlo. Por éso no te conformes porque siempre hay algo más ahí para ti. Yo sigo con mi sueño reparador, con mis tres comidas al día, sin mis ansias de picoteo, sin babear delante de pastelerías, disfrutando de mi relación con la comida real. Es cierto que hay otras maneras de relacionarse con la comida real y cada uno ha de buscar la suya. Pero todos los que tenemos conciencia de nuestra alimentación debemos luchar para que ésto deje de funcionar así de mal. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario